Google+

jueves, 10 de junio de 2010

AMIN MAALOUF, PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LAS LETRAS 2010


Ayer mismo supimos que el Premio Príncipe de Asturias de las Letras recayó en Amin Maalouf, un escritor libanés de lengua francesa.


No voy a contar nada de su biografía ni de la relevancia de estos premios porque ya hay suficientes noticias e información sobre esto aquí, aquí, aquí y aquí también.

Lo que quería contaros es esto de las casualidades de la vida y de cómo conocí a este escritor.

Yo no tenía ni idea de su existencia hasta hace un par de años o tres, cuando un profesor de Historia Antigua de la UNED nos lo recomendó. Ya sabéis que esto de los estudios a distancia no fructificó demasiado en mí pero de todo, por breve que sea, se saca algo.

El caso es que el hombre estaba haciendo una reflexión sobre como se enseña normalmente la Historia en los colegios. Siempre tendemos a aprender y comprender los hechos históricos diferenciando entre los buenos y los malos. Error. Con ese esquema mental es imposible profundizar y aproximarse a lo ocurrido y sus motivos con algo de verosimilitud. A la Historia hay que llegar con la mente abierta y sin ideas prefijadas. Lo mismo ocurre con las personas. Todos tenemos varias facetas y vivencias culturales de las que resultan varias identidades. No se nos puede encasillar sólo como buenos o malos, blancos o negros, de un país u otro.

El profesor en cuestión, puso tal énfasis y energía en la recomendación, que le hice caso y leí uno de los ensayos de Maalouf: IDENTIDADES ASESINAS.

Os copio y pego una sinopsis del libro que pienso lo define bastante bien:


Identidades asesinas es una denuncia apasionada de la locura que incita a los hombres a matarse entre sí en el nombre de una etnia, lengua o religión. Una locura que recorre el mundo de hoy desde Líbano, tierra natal del autor, hasta Afganistán, desde Ruanda y Burundi hasta Yugoslavia, sin olvidar la Europa que navega entre la creación de una casa común y el resurgir de identidades locales en países como el Reino Unido, Bélgica o España. Desde su condición de hombre a caballo entre Oriente y Occidente, Maalouf intenta comprender por qué en la historia humana la afirmación de uno ha significado la negación del otro. Pero al mismo tiempo rechaza la aceptación resignada y fatalista de tal hecho. Su mensaje es que se puede ser fiel a los propios valores sin verse amenazado por los de los demás. Ejemplos históricos, filosóficos y religiosos ilustran su teoría. Cuando a Maalouf se le pregunta si se siente más libanés o más francés él responde que por igual. Y no lo hace por diplomacia: "Lo que me hace ser yo mismo y no otro -dice Maalouf- es que estoy a caballo entre dos países, entre dos o tres lenguas, entre varias tradiciones culturales. Ésa es mi identidad...". Identidades asesinas es un canto al ciudadano frente a la tribu, una llamada a la tolerancia.


El autor volvió a aparecer este año en mi clase de francés cuando comentamos lo en serio que se toman los franceses su identidad nacional. Tienen un debate abierto sobre el tema y todo: Gran débat sur l'identité nationale. Pretenden definir lo que es "ser francés" para reforzar su sentimiento de fierté (orgullo) nacional, amenazados como se deben ver por la ya segunda y tercera generación de inmigrantes y por sus múltiples territorios de ultramar. Me pregunto: ¿Habrá leído Sarkozy a Maalouf?

En resumen: Este es, para mí, un libro que debería ser de lectura obligada en institutos y universidades. Abramos un poco la mente y seamos más tolerantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tanto si eres una Lola como si no,
¡déjanos un comentario por favor!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...