Google+

viernes, 12 de junio de 2015

¿ME ESTOY HACIENDO MAYOR?

Evidentemente si. Como todos. Puede que esté pasando la tan traída y llevada crisis de los 40 a mis 38. Eso que llevo por delante.

Siempre me han parecido una tontería esto de las crisis de la edad, los síndromes postvacacionales y similares. El problema no es que tengas taitantos años ni que tengas que volver al curro después de estar cual gamba en la playa, el problema es que en algún aspecto no estás satisfecho con tu vida. Háztelo mirar.

El caso es que el paso del tiempo deja su huella indeleble quieras o no: Sufro una inevitable oxidación corporal; acumulaciones adiposas que antes no estaban, canas irreverentes que retan a cualquier tinte, olvidos y descuidos antes impensables, clara regresión de mi función multitarea, manifiesto incremento de mi plazo de recuperación post-party... Y todo esto se me revela como la más cruda de las realidades cuando en la pescadería me sueltan un ¿Señora, qué va a ser? ¡¡¡Por favooooooor...!!! ¡Qué carencia de estrategia de negocio! Ya no vuelvo más.

Pero bueno, esto no es lo que más me preocupa porque prefiero cumplir años a no hacerlo. Evidente. La decrepitud es inevitable y soy consciente de que a menos no va a ir por mucho que me ponga ropa de Bershka, me suba a unos tacones imposibles y me crea que no se me distingue entre cuadrillas de universitarios un sábado noche. ¡Con lo que yo he sido!

Lo que realmente me atormenta es que me esté quedando obsoleta. Si. Obsoleta en toda la amplitud de la palabra: Anticuada, caduca, arcaica, demodé, desfasada. Vamos, en la absoluta inopia de la típica madre carroza. Éste es el punto clave de mis desasosiegos; soy mamá. Mi Lolita ya tiene casi dos años y no nació con un pan debajo del brazo, nació con un iPhone.

Mi preocupación no es tanto el avance tecnológico del que a duras penas intento estar al corriente. El problema es que estas tecnologías han cambiado la manera de vivir y de relacionarse de niños, jóvenes y mayores. Lo de los mayores me importa tres. Como si a los 45 tacos te quieres volver hikikomori para los restos. Pero los niños y la juventud si me preocupa. De su felicidad y de lo que conozcan y aprendan en esos años dependerá su fuerza y su habilidad para afrontar el futuro. Lo que yo viví de pequeña no es lo mismo que viven los niños ahora y vete tú a saber qué será dentro de doce años cuando mi Lolita tenga 14 y se piense que lo sabe todo y que tiene todo bajo control (como hemos pensado todos a esa edad). Pues es muy probable que entonces sus padres de 50 primaveras estén a por uvas. Y luego dicen que no es problema lo del retraso en la maternidad.

Que me embalo. Ya me he puesto intensa pero es que no es tontería lo de la brecha generacional. El otro día le pregunto a un vecino que qué tal le había ido la selectividad y el tío me contesta que bueno, había sacado un 10,24.

¿??????...

No sabía si felicitarle o darle el pésame. En mis tiempos esa nota no existía. He aquí un claro ejemplo de máxima ignorancia por mi parte. Por no hablar de que no me aclaro con eso de la ESO. Que tengo que andar con equivalencias absurdas con la EGB para saber qué curso está estudiando mi sobrina de 9 años. Por otra parte me digo, ¿para qué me voy a esforzar en informarme sobre este sistema educativo si para cuando llegue mi Lolita ya habrá cambiado veinte veces? No sé, son cosas que me inquietan.

Por no hablar de lo que serán las profesiones en un futuro. A mis padres les dices que fulanito es Social Media Manager y se quedan con cara de pez.

Y a muchos de mi generación nos hubiera gustado haber sido más espabilados para haber hecho un reciclaje a tiempo de nuestros obsoletos estudios. Ahora te preguntas ¿Cómo no lo vi venir? Y te das con un canto en los dientes si tienes un trabajo tradicional y más o menos digno.

Y a otros muchos de mi generación se le sigue quedando cara de pez.

¿Seré capaz de enterarme de qué hablará mi hija en un futuro? ¿Seré capaz de aconsejarla como es debido?

Divagaciones en la madurez. Ahora me voy a leer un cómic y el lunes ya empezaré dieta, vida sana y un curso para madres inquietas.

*Todas las ilustraciones son de Agustina Guerrerohttp://guerreroagustina.blogspot.com.es/ Me declaro fan total.

lunes, 16 de marzo de 2015

WONDER de R.J. Palacio

O lo que es lo mismo, LA LECCIÓN DE AUGUST que es la traducción al español.

Pues ya veis. Aquí estoy de nuevo con una lectura juvenil. Tan comentada, reseñada y recomendada en el mundo booktuber, que no me he podido aguantar.

Y ya de paso, comentar que he dicho lectura juvenil pero no me gusta nada eso de encuadrar libros dentro de géneros tales como literatura juvenil, infantil, para y de mujeres... vamos, cualquier término que dirija el libro a un determinado y exclusivo público. Pues no, oiga.

Soy consciente de que al ser humano le pierde la clasificación, la catalogación y el encasillamiento. Nos hace sentirnos en un mundo más seguro y organizado. Pero estoy segura de que esta división levanta unos muros infranqueables que a más de uno le hacen perderse muy buenas lecturas. Una pena.

Por eso, ¡fuera prejuicios y todos a leer La lección de August! Que es muy bonito. Si, bonito. Así, tal cual. Tan bonito me ha resultado que lo siguiente que hice nada más terminarlo fue adquirir sus complementos. Les llamo así porque no son segundas partes en sentido estricto. Son detalles que no se han contado en el libro principal y que, como digo, complementan la historia.

Por alguna parte he leído que se trata de una lectura obligatoria en muchos colegios de EEUU. La verdad que eso de obligar a leer a nadie me parece un tanto arriesgado, pero desde luego yo sí que la recomendaría a todo el mundo que sepa leer. Tenga la edad que tenga.

Para saber de qué va ya tenéis montones de reseñas y opiniones. Baste decir que se trata de la primera vez que August va al cole con 10 años. Hasta ahora ha estudiado en casa debido a sus operaciones médicas. Él es un chico como cualquier otro aunque algo diferente físicamente. Partiendo de este hecho, él y todos los personajes que forman parte de su entorno van narrando desde su punto de vista lo que para ellos esto supone.

El segundo libro, La historia de Julián cuenta las circunstacias que rodean a Julián, el compañero de clase que peor trata a August. Y el tercero, El libro de preceptos del señor Browne, es eso, una recopilación de frases, citas... sobre cosas realmente importantes, que el profesor Browne mostraba a sus alumnos invitándoles a ellos mismos a crear las suyas. También incluye alguna cosilla más sobre lo que pasó en el verano posterior al primer curso en la escuela de August.

En mi opinión los libros van decreciendo en interés. Ya se sabe, una editorial no puede dejar de aprovechar el tirón de un éxito y propone las segundas partes y este tipo de complementos. No obstante y a pesar de, yo me lancé a por ellos y tampoco me he arrepentido. Completan la historia que como he dicho es tan, tan tan bonita y está tan bien narrada que todo sabe a poco.

"Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en la vida porque todos vencemos al mundo"

domingo, 1 de marzo de 2015

LITERATURA YOUNG ADULT Y SUS VLOGGERS

http://kulturetas.com/el-fenomeno-young-adult/
En mis tiempos esto no existía.

O yo no me di cuenta.

Claro, que entonces Internet, los móviles y similares eran cosas raras. Creedme que cuando empecé la universidad en el 95 en la primera clase de estadística con ordenador (un ordenador para tres) había gente que no sabía manejar el ratón. ¡Y parece que fue ayer!

El caso es que cuando debería haber estado leyendo literatura juvenil (que existía ya antes de Harry Potter. Lo juro.), yo me dedicaba a otro tipo de letras. Creo que nos pasa a todos eso de querer hacer "cosas de mayores" antes de tiempo. De todas maneras da igual en que momento leas las cosas si las disfrutas.

Lo que sí puedo asegurar es que no había un género tal y como lo delimitan ahora "Joven Adulto" tan atractivo, con sus sagas, su encuadernaciones estupendísimas, sus películas posteriores y su merchandisings y sus vloggers-booktubers. Y yo aquí estoy, con casi veinte años en cada pierna, encantada con el invento como si tuviera quince.

Estoy totalmente loca con el fenómeno booktuber. Son gente en su mayoría muy joven que habla de sus libros y sus lecturas en su canal de YouTube. Te enganchan con su energía y te dan ganas de leerlo todo. Hay varios que me encantan:

Si no sois nativos digitales y encima estudiasteis francés en lugar de inglés como se hacía entonces, antes de sumergiros en el mundo vlogger sería conveniente leer y aprenderse los siguientes puntos (de lo contrario es muy probable que no entendáis nada, lo que se dice nada, de lo que hablan estos chicos):
  • Book tags: Juegos o preguntas sobre libros. Como el extendidísimo de asociar libros a las canciones de Taylor Swift. Esto en mi época se hubiera hecho con Madonna. Algo así como el Like a prayer vs La vida sale al encuentro de MartínVigil. Ambos del 89. Creo.
  • Book challenges: Retos como "Ahora sí que sí me termino todas las sagas empezadas". Que digo yo, ¿pa qué majo? Si no lo has hecho ya es porque te están aburriendo sobremanera.
  • Wrap up: Libros que has leido (o no) con su mini comentario sobre si te ha gustado o gustaría o no. ¿No?
  • Book hauls: Últimas adquisiciones librescas (compras, regalos, envíos de editoriales...) Esto de los envíos editoriales es que me pone verde de envidia. Si no tuviera tantas obligaciones "adultas" dedicaría mi vida a leer y a comentarlo todo en el blog, en You Tube y en donde hiciera falta. ¡Le paradis du lecteur!
  • Unboxing: Abrir envíos postales live and direct. ¿Qué será, será...? ¿Por qué no me he traido unas tijeras? (...) ¡¡¡Anda!!! ¡¡¡Un libro, claro!!!
  • TBR (books To Be Read): Libros que vas a leer (o al menos lo pretendes) próximamente.
  • IMM (In My Mail box): Pues eso, los libros que has recibido. Similar al book haul pero más habitual en blogs que en vlogs diría yo. Esto de las siglas es para marear a cualquiera.
  • Shelf tour: Recorrido por las estanterías. Esto sí que me encanta. Pedorrear por los libros ajenos, ver cómo los tienen ordenados, si acumulan algún otro tipo de objeto complementario, conocer las filias y las fobias de cada cual con sus más preciados tesoros: Los libros.
Hablando del shelf tour y sin que se me ofendan mis booktubers preferidos, encuentro que al ser la mayoría muy jóvenes, su acumulación librera es muy limitada y bastante similar la de unos y otros. Por eso aquí recomiendo absolutamente a todos echar un ojillo a la lista de reproducción "La biblioteca de..." del canal LDcultura. Os dejo mis recorridos preferidos. Pagaría por pasar unas cuantas horas/días/meses... en estas dos bibliotecas:


No dejéis de ver la Parte 2 que es si cabe todavía más interesante.



"Don't forget to be awesome"
No olvides ser genial.

viernes, 19 de diciembre de 2014

¿QUÉ VOY A HACER CUANDO ME TOQUE LA LOTERÍA?

Ver imagen en Twitter
Jose Ignacio @joseigncr
A la izq cola para AC/DC y a la derecha cola para Doña Manolita.
Me va a tocar. Lo tengo claro. Me toca que me toque. Este pálpito es absurdo. Lo sé. Seguro que es mucho más probable ganar dinero inviertiendo en bolsa que jugando a la Lotería de Navidad. Pero es igual. Yo no pierdo la ilusión.Y eso que no juego mucho; una participación "obligada" en el curro y un décimo que me intercambio con mi suegri.

Lo importante de este tema es tener claro qué es lo que uno haría con un buen dinerico en el caso de que sobrevenga un golpe de suerte. Pues si. Es importante porque luego te da la ventolera y derrochas sin ton ni son y a los dos días estás como antes o peor.

Yo lo tengo claro. Entre las cosas obvias para la mayoría de los mortales está el ponerte al día en el tema inmobiliario (la dichosa hipoteca), hacer unas reformillas en casa de mis padres... Un coche un poco más espacioso para que quepamos bien mi Lolo, mi Lolita, las maletas y yo. Esas cosillas típicas.

Pero lo que verdaderamente pregunto es qué cosas harías que realmente te gusten de verdad verdadera.

Yo ahora mismo tengo dos cosillas que me harían una terrrrrrrible ilusión.

- Volver a visitar París con mi Lolo. Los dos solos (que él todavía no ha estado en la ciudad del amor) e ir a la Exposición de Harry Potter en La Cité du Cinéma. Es que soy una fan loca. Y de paso luego darnos una vuelta por Londres, que es un delito que no haya estado todavía.

Por si alguien se anima: ticketmaster

- Asistir a uno de los conciertos en 2015 de AC/DC en Madrid o Barcelona. Ayer se pusieron a la venta las entradas y en hora y media agotadas. Como se puede suponer intenté comprarlas por internet. Imposible no, lo siguiente. Y ahí estaba yo con mi disgusto. Pero luego vino mi Lolo, que cada día lo quiero más y me dijo que había conseguido entradas para Barcelona gracias a un colega suyo que trabaja en una agencia de viajes. Oaaaaaahooooo!!! ¡Estoy que no me lo creo!



Y diréis: Pues vas a ir y sin que te toque la lotería. Y yo digo: Hombre, pues sí. Pero con un esfuerzo. Ya estoy ahorrando desde ahora. Porque a mí lo que me gustaría es ir por Barcelona en plan glam, a un buen hotelito, hacerme unas buenas compras, ir a restaurantes cuquis y salir sin mirar la hora ni la cartera. No es lo mismo una cosa que otra.

No obstante me encantaría recibir sugerencias de sitios curiosos que visitar, restaurantes y locales para salir. Porque la Barcelona turística ya me la conozco. Vamos que me comentéis las últimas tendencias de la city.
Que estas cosicas se disfrutan casi más preparándolas.

Así que nada, a ver qué pasa el lunes.

lunes, 24 de noviembre de 2014

EL CAOS DE MIS LECTURAS. II parte.

Fuente: http://www.comoseramibebe.com
Hoy estoy en modo reflexión. (...)

Sobre mí misma y lo que me caracteriza como lectora. ¿?

Si me preguntan que tipo de libros suelo leer o cuáles me gustan más, ¿qué respondo? (...) Cuestión complicada. ¿Un poco de todo?

Siempre me ha llamado la atención la metodología que sigue mucha gente a la hora de elegir sus lecturas. En realidad lo que me llama la atención es el hecho de tener metodología. Hay gente que no se suele salir de un género concreto, otros que van directamente a las novedades editoriales, el lector más ocasional que se guía por recomendaciones aleatorias. La mayoría desecha sistemáticamente alguna temática o a algún autor.

De esto me he dado cuenta sobre todo desde que leo blogs literarios. Más que por el tipo de reseñas del blog (obviamente tener un blog de una temática no significa que su dueño/a no tenga una vida aparte y lea y haga otras cosas que las que se ven reflejadas en su sitio, ¡estaría bueno!), por los comentarios de esas personas en otros blogs o por sus respuestas a sus seguidores. Eso sí que es revelador. En general la gente está bastante encasillada centrada en sus gustos; "Este libro me llama, o no me llama", "No leo romántica, pero...", "¿Un libro escrito por Mario Vaquerizo? ¡Jamás se me ocurriría leerlo!"

Claro, y yo digo: "Normal, cada uno tiene sus gustos. Pero y con los míos, ¿qué pasa? ¿Cuáles son mis gustos? ¿Por qué salto de Harry Potter a Saramago o de un cómic de Superman a Baudelaire, o de un sesudo ensayo a un libro infantil?

Nunca me había parado a pensar en el porqué de mi caos lector. Pero ahora ya lo tengo claro; todo depende de mi circunstancia vital. Quiero decir que como últimamente he estado enlazando un virus tras otro y me he encontrado floja, y mi peque también ha estado malita, ¿qué leo? Libros sobre superación. Si llevo una temporada que no me centro, pensando en mil cosas a la vez y con poco relax ¿qué leo? Literatura juvenil. Algo sencillito y entretenido. Que estoy en temporada zen y en equilibrio... Entonces ya puedo disfrutar de algo con más fundamento y atacar a algún imprescindible de la literatura pendiente. Está claro, todo depende de mi estado mental.

Continuando con mi "esclarecedor" razonamiento concluyo con que el estado mental de uno no está siempre claro. El mío al menos sufre combinaciones curiosas con un grado de fluctuación bastante alto. Y eso se traduce en comenzar varias lecturas a la vez. Esto ya lo comenté en una entrada anterior: El caos de mis lecturas. Entonces me sorprendí a mí misma con más de diez libros empezados. Ahora ya no me sorprendo de nada. Mi mente inquieta e inconstante funciona así. Aunque a veces pienso que igual me lo tengo que hacer mirar.

Y toda esta divagación metafísica ha venido simplemente porque quería hacer un pequeño comentario sobre dos de los últimos libros que he leído. Los dos sobre superación personal ante enfermedades. Nosotras no es que hayamos tenido nada grave pero es que cuando estás bien no te acuerdas de lo chungo que es perder la salud. Aunque solo sea una pérdida nimia.

TODO UN VIAJE de Silvia Abascal.  La tarde del 2 de abril de 2011, durante la gala de clausura del Festival de Cine de Málaga la actriz sufrió un derrame cerebral. Obviamente, su vida cambia por completo. Primero la perplejidad de lo que le está sucediendo, depués la asimilación de la enfermedad y de su nueva situación y por último su increíble manera de afrontarla e ir superándose. Desde una, para mí, sorprendente paz interior asume una nueva manera de SER y ESTAR en la vida, aprendiendo todo de cero. Sin angustias y con sentido del humor cuenta en primera persona sus sentimientos y obstáculos a superar. Ahora ya sé lo que es la hiperacusia y los tinnitus o acúfenos. Y también sé que con esfuerzo, constancia y mentalidad positiva se pueden asumir y superar muchas cosas. Suena a frase hecha. Que lo es. Pero es cierta y no está de más que Silvia Abascal te lo recuerde con su ejemplo práctico.

TENGO TRASTORNO BIPOLAR. DESMITIFICACIONES Y ANÉCDOTAS de Sergio Saldaña Soto. Un pequeño libro en el que este chico de Pamplona hace pública su enfermedad.

Escribe así, como si te estuviera contando sus cosillas de tú a tú. Una historia que se lee  prácticamente de un tirón y que te ayuda a comprender un poco la realidad de una enfermedad, como todas las mentales, incomprendida.

No hace ningun tipo de drama. Las cosas son como son y en la medida de lo posible hay que intentar mejorarlas. Y nunca está de más si les puedes poner un poco de sentido del humor.

Es curioso que las enfermedades mentales sean de lo mas habitual y tengan tan poca visibilidad. Si me preguntan a mi, estoy convencida que todos en algun momento de la vida tendremos algun episodio diagnosticable.

Total, que cuando lo vi en la librería no dudé en comprarlo. Hace unos años trabajé una temporada en psiquiatría de un hospital. Alli aprendí más que en ningún otro sitio. Y he recorrido unos cuantos. Lo relevante no es lo que aprendi de mi trabajo que es administrativo y eso es mecánico vayas donde vayas, me refiero a aprender sobre las personas y la vida. Una experiencia que no olvidaré a pesar de sus momentos malos y que recomendaría a más de uno. Como también recomiendo sin lugar a dudas este libro. Me parece tan admirable la valentía de Sergio escribiendo, como su valentía aceptando la enfermedad.

También podéis echar un vistacillo a su blog: http://tengotrastornobipolar.wordpress.com/


Así que hasta aquí mi reflexión. No me digáis que soy la única a la que le pasan estas cosillas. ¿Sois muy estrictos a la hora de elegir lectura? ¿O es que sólo veo el caos en mi?

viernes, 31 de octubre de 2014

LOLITA GLAM: ¡YA TENGO UN AÑO!

¡¡¡Hola caris!!!

Ya estoy aquí de nuevo. Por fin encuentro un ratillo para contaros mis cosas. Es que he estado súper-hiper ocupada y mi mamá también, pero no por mi culpa, no os vayáis a pensar. Que yo soy una niña muy buena, muy buena. Estoy pensando en ser un poco más malota a ver qué pasa.

Como hace mucho tiempo que no os cuento nada, voy a hacer un resumen de todas las cosillas que me han pasado estos meses. Bueno, todas, todas, no, que una también se reserva algo para su intimidad. Mi mamá ya me dice: "Tú, mantén siempre algo de misterio, cari".

Pues eso.

Este verano ha sido una pasada. He aprendido un mogollón de cosas. ¡Interesantísimas todas!

La más alucinante de todas fue que ya estaba harta de estar siempre sentada sobre el pañal así que me lancé a descubrir mundo. Ya puedo ponerme de pie a la velocidad del rayo si me apoyo en algo. Y gateo mucho más deprisa que mi mamá. A veces va corriendo detrás mía y me dice ¡que te pillo! ¡que te pillo! y no me pilla. Ya le digo que tiene que hacer más ejercicio, que se está haciendo mayor y que se tiene que entrenar y cuidarse más. Que aunque ella diga que los 37 son los nuevos 27, yo no me fio. Todo lo que pase de "unooo..., dooos..., teees..." ya es para hacerse un lifting.

¡Menuno miedito con Caravinagre!
Otra cosa muy molona es que mis papás me compraron unos muñecos y me dijeron que eran los gigantes de San Fermín. A mí los muñecos me gustaron mucho pero de todo lo que me explicaron no entendí nada. Y luego un día que salimos a pasear, me los encontré por la calle pero súper grandes, más altos que mi papá. Y había un montón de gente y de nenes. Unos lloraban y otros no. Yo no lloré porque lo quería ver todo y no me dio tiempo. Otro día, hace poco, los volví a ver pero la gente ya no iba de blanco y rojo y mi mamá me acercó demasiado a Caravinagre, que en muñeco mola pero el de verdad da mucho miedito y casi lloro. Pero como soy muy valiente, me aguanté. Mi mamá me dice que soy muy madura para mi edad y que está muy orgullosa de mí.

Después fuimos a la playa. ¡Qué pasada! Yo no sé porqué mi mamá se ponía tan nerviosa con la arena, ¡con lo rica que está! De todas maneras aunque hacía mucho calor no me bañé en el mar. ¡Tanta agua junta! Había unos nenes con sus papás ahí llorando con toda el agua por la cara y a mí, llamadme segurola, pero me pareció mucho más divertida mi piscinita de colores.

Y ya luego fue mi cumple. Eso sí que me gustó cantidad. Estuve jugando con un montón de cosas nuevas y todo el mundo me hacía mucho caso y había globos de colores y me puse hasta arriba de Aspitos. Que ¿qué son los Aspitos? Si no lo sabéis es que todavía no conocéis lo bueno de la vida.

Donde sí que lo pasé un poco mal fue cuando me llevaron a la guarde. El primer día guay. Pero luego me dí cuenta de que tenía que volver todos los días y eso yaaaa... pues no es tan guay. Mi mamá dice que lo pasó fatal, que estuvo dos semanas con arañazos en el cuello de lo fuerte que me agarraba para no quedarme. ¡Qué valor! ¿Que ella lo pasó mal? ¿Y yo? Ahí, tirada entre desconocidos, sin mi osito ni nada. ¡Muy fuerte! Ahora ya voy contenta porque conozco a las profes y a mis compis y jugamos un montón y nos untamos de puré por todo.¡Mola!
Pocoyó es lo más que os lo digo yo.



Lo que pasa es que últimamente no hago mas que cogerme todos los virus de la guarde y mis papás también se los cogen en su guarde y ahí andamos todos, moqueando por todas partes y claro, a ver quién teclea una entrada con estos malestares. En fin, un moco todo. Pero continuamos que no es poco.

Y ya está todo. Bueno, solo me queda daros a todos montones de gracias por haber votado mis foticos del concurso. No penséis que se me ha olvidado. No hemos ganado nada. ¡Cachis! Mi mamá dice que lo importante es participar y saber perder. Pero ya os digo yo que eso son tonterías, lo que mola es ganar siempre, siempre, siempre. Os lo juro por Pocoyó.

Voy a decir a mi mamá que se escriba algo ella también, que ya le vale.

¡Hasta pronto caris!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...