Google+

miércoles, 17 de agosto de 2011

SIGNATURA 400

SOPHIE DIVRY

No sé qué me ha dado últimamente por la literatura francesa. Queriendo o sin querer no salgo de la zona francófona. Pero éste me lo he leído en español y hay que decir que la traducción está bastante bien conseguida. La edición también está muy cuidada. Con tapa dura y un tacto especial que da gusto leerlo.

Su autora, Sophie Divry, es francesa, vive en Lyon, es periodista en la revista mensual La décroissance (una publicación independiente, de combate, que forma parte del movimiento de "disminución". Pretenden un desarrollo sostenible, reivindican una sociedad más humana, se definen como humanistas, demócratas y fieles a los principios de libertad, igualdad y fraternidad) , tiene treinta años y ésta es su primera novela publicada. Poco más he podido saber sobre ella.

Para los iniciados en el idioma, os dejo un vídeo en el que presenta su novela en el Salón del Libro de París celebrado del 18 al 21 de marzo de este año.



Es una novela cortita que puede ser leída en un par de horas. Es el tiempo en el que una bibliotecaria de provincias se explaya en un diálogo sin réplica por parte de su interlocutor, un lector que se quedó encerrado toda la noche en la biblioteca y al que nuestra protagonista encuentra por la mañana al ir a trabajar.

De ella no conocemos ni su nombre. Trabaja en el sótano en la sección de Geografía y Urbanismo. Ahí está, olvidada e invisible para el mundo. Pero a través de su pseudodiálogo conoceremos sus anhelos laborales, sentimentales y su opinión sobre los libros, sobre los autores que le gustan, los que no, sobre lo poco valorada que está la cultura en general, sobre el éxito de los best sellers y el aumento de préstamo de los DVD en la biblioteca... Por poner un ejemplo. Temas que parece que a nadie preocupan.

Es fan perdida de Dewey, el creador de la Clasificación Decimal Universal (ya sabéis, los numerillos y las letrajas que sirven para clasificar documentos y libros en una biblioteca. Vamos, la signatura), del que dice que debía odiar tanto el desorden como ella. Hace un repaso por todas las signaturas de las materias y así enlazamos con el título: Signatura 400, la que no existe, la que está olvidada y vacía esperando ser ocupada por una nueva materia. ¿Símil con la protagonista?

También merecen una mención los paratextos que acompañan a la edición. Excelentes.

"La lectura es, junto con la amistad, uno de los recursos más eficaces para sobrellevar el dolor de la pérdida. Nos ayuda, en general, a elaborar el duelo por los límites de nuestra vida, los límites de la condición humana. Didier Anzieu. El cuerpo de la obra."


Me ha parecido un libro muy entretenido, de los que lees a gusto y sin darte cuenta a pesar de no tener ni un punto y a parte. Si. Todo un párrafo pero lleno mordacidad y sentido del humor, su humor particular con su propia perspectiva. Una perspectiva en la que te ves reflejada en muchas ideas y sentimientos. Al menos a mí me ha pasado.

Un libro que habla del mundo de los libros. No del oficio de escribir, sino del de leer. A medida para todo aquel al que le gusten pues eso, los libros; para los que trabajan con ellos y para los que, como yo, siempre están leyendo uno (o varios).

Os la recomiendo sin ninguna duda.

2 comentarios:

  1. Parece bastante interesante. Pues fiíjate, qué curioso, que sobre el tema de alquiler de DVD y CD en las bibliotecas lo pensé hace un par de días para poner en mi blog. Se me ocurrió mientras devolvía unos DVD a la biblioteca de al lado de mi casa ;)

    ResponderEliminar
  2. Alcorze, lo es, lo es. A ver qué enfoque le das a esa futura entrada que comentas. Aquí la prota del cuento no es que esté muy contenta con la corriente de fastcultura: publicidad, consumo y a la basura. Pero por lo menos eso hace entrar a gente a la biblioteca que de otra manera no la hubieran pisado nunca.

    ResponderEliminar

Tanto si eres una Lola como si no,
¡déjanos un comentario por favor!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...